Antes de la llegada de los Europeos, la lengua de los polinesios no era escrita, solo oral. Los diseños  del tatuaje servian para expresar la identidad y la personalidad. Indicaban el rango social en la jerarquia, los simbolos de la naturaleza, la madurez  y la genealogia. En la sociedad tahitiana antigua, practicamente todos los individuos, a partir de la pubertad, eran tatuados.

 

El retorno del arte prohibido: 

poco tiempo despues de la llegada de los misioneros, la practica fue estrictamente prohibida. Fue solo recientemente, al principio de los años 80, que el arte del tatau conocio un renacimiento. 

los polinesios reanudaron su relacion con su herencia cultural y son orgullosos de su identidad. En la cueva prehistórica de Aurignac se hallaron pequeños huesos puntiagudos que se cree pudieron haber sido usados para tatuar.

 

Los antiguos pobladores de la Polinesia fueron los primeros en grabarse motivos en la piel. Los hombres se tatuaban hasta tal punto que no quedaba un trozo de piel desnuda en su cuerpo. Es la Polinesia el lugar que tiene la reputación del tatuaje más artístico en el mundo antiguo, caracterizado por figuras geométricas.

 

De hecho el término "tatuaje" (tatoo en inglés, pronunciado tatú) tiene un origen polinesio. Más concretamente en la palabra polinesia "ta" que significa golpear o en la expresión "tau-tau" utilizada para hablar del choque entre dos huesos.

 

 

El estilo Moko Maorí de Nueva Zelanda, por ejemplo, era un tatuaje tribal que identificaba a cada individuo y su estatus dentro de un grupo. Hacía a la persona única e inconfundible. Cuanto más complicado era el diseño del tatuaje mayor era el ascenso en su rango social. Se tatuaban de la cabeza a los pies, comenzaban a los 8 años y era un proceso lento y doloroso; los tatuajes se embellecían y renovaban durante toda la vida.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now